BIBLIOTágora el blog de Biblioteconomía y Documentación, en el que no se habla de Biblioteconomía y Documentación... sólo: "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda"

24 abril 2011

¿Están en peligro las pensiones públicas?

Filed under: Economía,Sociedad — anpoto @ 22:45 pm

 

 

 

Los cambios sociales de los últimos años han sido extraordinarios. Se ha producido una gran revolución tecnológica que ha traído consigo nuevas formas de producir, nuevas relaciones laborales, modos de gobernar diferentes y un reparto de las rentas y de los frutos del progreso mucho más desigual e injusto. En el capitalismo de la postguerra había un equilibrio de poderes que permitió mantener potentes estructuras de bienestar pero en los años setenta el mundo empresarial se rebeló frente a este estado de cosas. Con el liderazgo de políticos como Pinochet, Reagan y Tatcher se aplicaron políticas neoliberales que han dado lugar a un capitalismo sin bridas ni limitaciones que no admite contemplaciones a la hora de apostar por las rentas financieras y del capital en perjuicio de los trabajadores y amplios sectores de las clases populares.

Eso se ha podido producir porque se ha propiciado un gran cambio moral y en los valores sociales. El equilibrio social en torno al bienestar colectivo ha sido sustituido por un capitalismo insolidario que rompe con la cohesión social. Se ha debilitado a la sociedad para sostener la convivencia en el individualismo y los ciudadanos han quedado envueltos en una avalancha de mensajes que les impiden entender que su situación es la de otros muchos millones como ellos. Y así, aislados, solo saben gobernarse a sí mismos aspirando a salir individualmente de la frustración y del entorno fantaseado por los grandes medios de información y persuasión que los envuelve.

En tales medios se presentan como verdades científicas y objetivas argumentos que son claramente erróneos e ideológicos y que no tienen detrás sino la búsqueda compulsiva de más beneficios y mejores condiciones de acumulación para los afortunados que todo lo tienen.

Las pensiones y el discurso articulado para acabar con las públicas es quizá uno de los ejemplos más palmarios del fraude intelectual en que se basa la política de nuestros días. Con falsedades, medias verdades y trampas se trata de convencer a los ciudadanos de que las pensiones públicas deben desaparecer, o que deben disminuir sus beneficios. Para convencerlos se les dice que son inviables o que traerán consigo costes insoportables que hundirán las economías.

Detrás de esas afirmaciones hay modelos que se presentan como muy elaborados pero que en realidad están sostenidos en supuestos infundados. Gracias a ellos se difunden un día detrás de otro mensajes catastrofistas que van haciendo mella en los ciudadanos que al final terminan por creerse lo que oyen tantísimas veces.

Lo que quieren lograr con esos discursos es muy sencillo: que sean los bancos y no los poderes públicos quienes manejen el ahorro colectivo, y que ese ahorro se gobierne con vistas a darle rentabilidad privada y no equidad o solidaridad entre una generación y otra.

La privatización de los sistemas públicos de pensiones es, posiblemente, una de las medidas más beneficiosas del capital financiero, puesto que permitiría poner en manos de los bancos y entidades financieras volúmenes ingentes de recursos, quizá suficientes para garantizarles el dominio total sobre las economías y las fuentes de creación de empleo, renta y riqueza. Es decir, del poder.

Y precisamente por ello es urgente reaccionar y evitar el brutal asalto que se proponen sin descanso. En primer lugar, desvelando los errores y las falsedades en que se basan sus discursos y, además, tratando de movilizar a los ciudadanos para que defiendan por todos los medios sus derechos y las conquistas sociales que tanto esfuerzo costó alcanzar.

Este texto divulgativo y escrito en un tono muy conciso intenta contribuir a esa toma de conciencia y a esa movilización. Porque solo la movilización ciudadana puede parar esta enorme avalancha ideológica que se presenta como científica, y que en realidad responde a unos intereses concretos, contrarios a los intereses generales de las clases populares. Es propósito de este trabajo mostrar la falsedad de sus argumentos, con datos e información que niegan su veracidad y credibilidad.

Animamos a sus lectores a divulgarlo y hacer de estos argumentos un arma de debate y de concienciación para evitar que se sigan dando pasos hacia atrás en el ejercicio de los derechos ciudadanos y del bienestar al que todos las mujeres y hombres del mundo tienen derecho. Por Vicenç Navarro, Juan Torres López, Alberto Garzón Espinosa.

(Acceso al texto completo del libro)

14 abril 2011

Se lo guisan y se lo comen: Las agencias de calificación (rating) ¿son un peligro?

Filed under: Sociedad — anpoto @ 0:30 am


 

Xavier Vidal-Folch Las agencias de calificación (rating) ¿son un peligro? Juzguémoslas con sus propias normas. Dice el código ético de Moody’s que podrá emitir notas no solicitadas si “cuenta con suficiente información para respaldar el análisis adecuado” (art. 3.13), texto clavado al de S&P (art. 3.9).

Y sin embargo, Moody’s divulgó el 24 de marzo la rebaja de la nota a 30 bancos y cajas españolas, justo al inicio de la cumbre europea, sin esperar a que el Banco de España diese los detalles, tras multiplicar sus exigencias a los bancos: y claro, aunque la agencia tuviera datos directos ¿eran tan completos como los del regulador? ¿Era esosuficiente información? ¿Cumplió la agencia su propio código ético?

¿Son gente de fiar? Se ha insistido en que Lehman Brothers y cantidad de productos derivados lograron la máxima nota, la triple A, de las tres agencias a las que subvencionaban. Pero no se ha subrayado que también la obtuvo de S&P un delincuente como Bernard Madoff.

El presidente de Moody’s, Raymond Mc Daniel, reconocía al Senado de EE.UU. el 2 de junio pasado que “nuestro desempeño” en “calificar paquetes de títulos respaldados en hipotecas residenciales ha sido deplorable”. Parecía, el hombre, compungido. Lo que no le impidió, a los diez días, deshacerse de 100.000 acciones de la compañía justo antes de airearse una investigación por malas prácticas. ¿Era él uno de esos jefes de agencia “sabihondos imbéciles que han estudiado muchas matemáticas pero no tienen ni idea de aplicarlas”? Así les vituperaba Bill Gross, jefe de PIMCO, la primera gestora mundial de renta fija.

Se sabe que el principal accionista de Moody’s es uno de los ricos más sensatos, Warren Buffet, bueno, su compañía, Berkshire (12,3%), empatada con Capìtal World Investors. Se sabe menos que la primera gestora mundial de fondos de inversión, Blackrock (que administra 3,56 billones, con B, de dólares), ostenta un 6,6%. ¿No hay ahí abundantes focos de eventuales conflictos de interés? ¿Por qué Moody’s emite calificaciones sobre Blackrock? ¿Ellos se lo guisan, ellos se lo comen?

Peor. “Esta crisis no habría sucedido sin las agencias de calificación”, concluyen las 633 páginas del informe del Senado de EE.UU. “The financial crisis inquiry report”. “Sin su participación activa”, el mercado de las hipotecas-basura “no habría sido lo que llegó a ser”, remacha. Las agencias “usan y abusan del poder que tienen”; “tienen un impacto significativo en los costos de endeudamiento”, subraya el FMI.

¿Es exagerado concluir que son agencias-basura? Ajustan criterios “ante la continua amenaza de perder contratos”, y se dedican a “maquillar las cifras”, rezan algunos correos electrónicos intervenidos a sus empleados.

Quizá el Congreso español podría imitar a su homólogo norteamericano, en vez de estar todo el día de bronca irrelevante. De momento, la Audiencia Nacional ha admitido a trámite una querella contra las agencias, igual que en EE.UU. se han abierto varios procesos judiciales.

2 abril 2011

Ciudadanía molesta y censura. Algunas ideas

Filed under: Sociedad — anpoto @ 16:43 pm

  

 

Carlos Martínez García* |  Nos están ocultando Islandia y sus medidas para salir de la crisis, incrementando la democracia y encarcelando a los banqueros responsables de su bancarrota. No dieron la cobertura suficiente a la gran manifestación de Londres el sábado 26 de abril, convocada por la Coalición por la Resistencia, algo parecido a Activos Contra La Crisis en el estado español.

Nos escamotean la autentica revuelta social y sindical que se vive en los USA y la aparición por allí de un Tea Party, pero de izquierdas. Nos niegan la fragilidad actual del dólar USA y la quiebra técnica de 44 estados de la Unión.

Nos mienten sobre las causas reales de las revoluciones y protestas árabes, que son sociales y contra la subida de los precios de los alimentos; por la democracia, contra dictadores que apoyó Occidente o sigue apoyando en el escandaloso caso de Bahrein. Mientras, nos entretienen con su guerra en Libia y su “humanitarismo bélico”.

Tan criminal es Gadafhi, como el emir de Bahrein, el de Omán, el rey de Arabia Saudita o los leales y corruptos familiares de las monarquías europeas, es decir los reyes de Marruecos y de Jordania. Todos ellos oprimen a sus pueblos y en todos ellos la ciudadanía, la calle árabe, está dando una lección de valor, dignidad y conciencia social.

No nos informan acerca del verdadero calado de esta crisis y de sus cada vez más negras perspectivas de crisis sistémica es decir del capitalismo. Pero también crisis de valores y yo añadiría crisis de confusión. Nos confunden, nos marean, nos engañan.

Pero algo se está iniciando también en Europa, a pesar del alza tan preocupante de la extrema derecha y la derecha extrema como en España, donde fruto de la confusión, los banqueros y los políticos más reaccionarios al final logran imponer sus condiciones.

Si, Francia, Grecia, Portugal incluso la España del 29 de septiembre, pero ahora también Gran Bretaña, comenzamos a articular la resistencia ciudadana. La indignación crece, a pesar de la férrea censura neofranquista impuesta sobre de las protestas sociales en Murcia, por ejemplo. Algo comienza a fomentar la revuelta pacífica de las y los ciudadanos.

Por eso hemos de situar bien al enemigo, no sea que los culpables de la crisis acaben siendo las personas que, huyendo del hambre y la pobreza, vinieron a Europa a buscarse la vida, tal y como millones de españoles y europeos hicieron a los largo de los siglos XIX y XX, millones de nuestros padres y abuelos, en los años 60 marcharon a Francia, Alemania, Suiza, pero también a Argentina, Brasil y Venezuela.

No sea que carguemos las tintas sobre los políticos y políticas exclusivamente y olvidemos que ni todos son iguales, ni todas y todos son neoliberales y dejemos en paz a banqueros, especuladores, grandes propietarios y sus medios de difusión, publicidad y propaganda, que tratan de articular un golpe de estado berlusconiano en España.

La soberanía popular está secuestrada. La principal lucha ahora en España es en mi opinión por recuperar la soberanía popular, por que la economía y los plutócratas y la oligarquía rentista deje de dominar España, y por que en Europa las grandes transnacionales, grupos financieros y banqueros, dejen de ser el auténtico poder, con la complicidad necesaria de los gobiernos y el vasallaje inmoral de la burocracia de Bruselas.

La gran aportación de Europa al mundo, como dice Susan George, es el Estado Social.

La única receta neoliberal para salir de la crisis ya la sabemos de sobra, y es pagar de nuestros impuestos la quiebra y los quebrantos de los Bancos. Como si la banca fuera nuestra única salvación, como si patria y banca fueran lo mismo. Se está pidiendo por parte de diversos autores del pensamiento crítico que nos indignemos. Yo digo, tengamos dignidad, valentía y valores.

La actual campaña europea y española por las ITF, es decir Impuestos sobre las Transacciones Financieras y la supresión de los Paraísos Fiscales, es de una importancia capital, pues ataca al corazón de los causantes y BENEFICIARIOS de la crisis. Los ricos están haciendo caja y encima NO PAGAN IMPUESTOS. Pero el problema no sólo es que no paguen impuestos, es que los conozcamos y les controlemos, situando de esta forma la POLÍTICA, la Res Pública, por encima de la economía oligárquica financiera.

Necesitamos un frente amplio antineoliberal. Una confluencia ciudadana de paradas y parados, jóvenes sin expectativas, sindicalistas en disposición de defender y recuperar los derechos laborales y reconquistar la dignidad del trabajo, personas afectadas por la criminalidad de entidades financieras, autónomas y autónomos y pequeñas empresas arruinadas, acosadas por la sequía de créditos, mujeres en lucha contra el patriarcado y la violencia contra su genero. Al fin y al cabo personas demócratas, dispuestas como hace poco me comentaba un amigo en Málaga, a regenerar, a implementar un nuevo pensamiento regeneracionista, republicano y popular.

No partirán las soluciones de las derechas conservadoras. Lo digo claramente, sus recetas son aún más neoliberales, que ya es decir. Mirad si no lo que están haciendo en Murcia. Los conservadores y la derecha extrema están construyendo un discurso de falso populismo, que defiende las privatizaciones y ataca el estado, cuando la solución es reapropiarnos del estado y hacerlo social, democrático-participativo y dedicado exclusivamente al bien común, dotado de unos servicios públicos esenciales.

Los discursos defensores de las rebajas de impuestos en realidad solo pretenden rebajar los impuestos a grandes empresas y grandes fortunas, dejando la caja de las pensiones y la seguridad social a la cuarta palabra por falta de ingresos.

Necesitamos una ciudadanía amplia y plural, empoderada y consciente de su poder real. Necesitamos volver a confiar entre nosotras y nosotros, las buenas gentes trabajadoras o en proceso de formación. Como sabemos que nadie regala nada, la cosa es ahora ponernos manos a la obra y unir las diversas plataformas, iniciativas y activismos en pos del bien común y de la libertad.

Algunas propuestas de programa:

  • Reforma fiscal en profundidad, recuperando el valor democrático y social de la redistribución y del reparto de la riqueza.
  • Fomento de la economía productiva, frente a la financiera, que debe estar a su servicio.
  • Supresión de los Paraísos Fiscales e implantación de las ITF como medidas imprescindibles para garantizar los estados del bienestar y combatir el hambre y la pobreza.
  • Defensa del sistema de pensiones público. Jubilación a los 64 años. Fin de los apoyos fiscales a los fondos privados de pensiones.
  • No a la mal llamada reforma laboral. Restitución de los derechos laborales.
  • Creación de un sistema financiero público que garantice a familias y Pymes el crédito. Fin de la opacidad bancaria. Nacionalización bajo control ciudadano de las Cajas de Ahorros.
  • Ley de dación en pago sobre la vivienda. Política pública más intensa de vivienda en alquiler.
  • Ni una persona parada sin subsidio. Ni una familia sin apoyo solidario. Ni un rico sin pagar impuestos.
  • Defensa de la enseñanza pública. Más gasto público en educación y salud. El gasto público genera empleo y por tanto crea riqueza.
  • Implementación de medidas legales que garanticen la democracia participativa. Presupuestos participativos en todos los municipios.
  • Posibilidad de revocar cargos públicos corruptos. Establecer referendums, que permitan la revocación de gobernantes. Todos debidamente legislados, que permitan combatir a corruptos y embaucadores. Limitación de mandatos políticos, a todos los niveles.
  • Medidas de intervención y control ciudadano en servicios e instituciones públicas.
  • Justicia rápida y gratuita hasta tres veces el IPREM.
  • Auditoria pública sobre la banca privada, sometimiento a examen de la actuación de la banca en estos últimos diez años.
  • Auditoria sobre la deuda pública española y europea. Aclarar quienes y donde está la responsabilidad de la deuda pública y su carácter público o privado. Condonación de la deuda a los estados empobrecidos.
  • Política internacional de paz y solidaridad. No más guerras. No más buscar justificaciones estúpidas a guerras. Paz.
  • Que los responsables de la crisis económica mundial y española en particular la paguen. Exigencia de responsabilidades a los causantes de tanto delito económico y fiscal en lugar de recibirles con alfombras rojas. Los causantes del paro, el empobrecimiento y la ruina de tanta gente, deben responder de sus actos.

Éstas y otras muchas entiendo, deben ser nuestras propuestas, por que toda protesta o crítica, necesita alternativas y saber hacia donde vamos.

____________________________

* Presidente de ATTAC España.

Powered by WordPress